Contouring, la técnica de luces y sombras del maquillaje

Holaaaa!! Sí, ya sé que no tengo perdón por todo el tiempo que hace que no escribo algo en condiciones o simplemente, que escribo. Pero ya sabéis que en mi aventura de emprendedora me tiene enamorada y quiero darlo todo de mi a mi Marujita y eso sumado al programa de radio de los miércoles en Radio Rinconada y a mi vida personal, que también es muy importante, el blog va últimamente un poco a pedales.

¡Pero bueno! Son rachitas y además, tengo preparado superposts para seguir dando caña cada vez que pueda y, si tenéis mucho mono de trucos de belleza y tendencias, siempre podéis escuchar los programas de la radio, donde me acompaña gente muy interesante para hablar de estos temas que tanto nos apasionan.

Hoy quería hablaros de una técnica de maquillaje que a pesar de que está muy de moda y que la vemos a diario en fotografía, en revistas, en televisión… aún es un desconocido para la gente de pie. Chicas y chicos, os presento el CONTOURING.

Un poco de historia…

Para quienes no sepáis de qué estoy hablando, se trata de esa forma de maquillarse que tiene Kim Kardashian y sus hermanas y que, a pesar de que parece que es a ellas a quienes se lo debemos, en realidad, fue el mundialmente conocido maquillador Kevin Aucoin quien ya en 1999 realizaba clases magistrales sobre el contouring, llegando incluso a publicar varios libros donde exponía de forma sencilla cómo aplicar luces y sombras al rostro. Según él mismo: “el rostro tiene zonas que sobresalen y zonas hundidas. Si juegas con dos bases de maquillaje, una mucho más clara y otra mucho más oscura que el tono de tu propia piel, puedes obtener resultados asombrosos”. Para Kevin Aucoin, sólo con dos bases se podría alcanzar la belleza absoluta, resaltando unas zonas y ocultando otras para esculpir un nuevo rostro a nuestro antojo.

Qué conseguiremos con ello…

El contouring sirve para corregir zonas de nuestro rostro que no nos gustan y resaltar las que sí, por ejemplo, para recortar frente, afilar la nariz, resaltar pómulos, alargar o acortar el rostro o dar volumen a los labios.

Antes de nada, debemos conocer nuestro rostro para saber dónde poner la luz (iluminador) y donde la sombra (tono oscuro). Existen varios factores que determinarán cómo vamos a llevarlo a cabo, como la forma del rostro, nuestros rasgos, el tono de la piel y la edad.

El ILUMINADOR será quien nos aporte luz y el encargado de resaltar zonas, dar volumen. Un mal uso del iluminador que además está muy extendido es aplicarlo en la zona de las ojeras ¡¡NO LO HAGAS NUNCA!! con esto solo conseguirás sacar los ojos de panda en las fotos con flash y queda horribleeee!! Para las ojeras y bolsas existen correctores específicos. El iluminador va en el pómulo. Justo encima del hueso, que está debajo de la zona oscura de las ojeras. Ahí siiii que queda preciosooooooo!!!!

EL TONO OSCURO hundirá u ocultará otras zonas, por ejemplo las personas que tienen la cara ancha, pueden aplicarlo en la zona de la mandíbula para afilarla.

efecto contouring y corrector

Cómo lo haremos…

Para “castigarme” un poco por mi falta de publicaciones, os dejo una foto mía sin maquillar, con imperfecciones y una cara que da penita verla, para que comparéis como con iluminador, una base oscura y corrector, todo mejora.

antes del contouring

Lo primero de todo es corregir. Quizá otro post sobre correctores y colores vendría mejor para explicarlo más concienzudamente, aunque tengo uno antiguo que puede dar el apaño mientras tanto.

Hay diferentes técnicas, aplicando el contouring antes o después de la base. En polvo o en maquillaje fluido…

Lo más importante es que si aplicamos primero base, que sea muy fluida para que sea fácil trabajar con el contouring encima, ya que si la base es polvorienta o muy densa, nos costará mucho difuminar y, en esta técnica es MUY IMPORTANTE DIFUMINAR, MUCHO!! para que quede natural y no demos miedito por la calle.

Para empezar y si es la primera vez que lo haces, lo mejor es que hagamos el contouring encima de la piel o sobre una prebase.

Yo siempre cuando me maquillo, empiezo por el tono más claro y voy subiendo el tono, así que empezamos por el ILUMINADOR. En este caso, he utilizado el líquido Touche Eclat de Yves Saint Laurent que es mi amor infinito y además lo tengo la edición especial con estrellitas que sacaron el año pasado por su 25 aniversario y que es la caña, pero existen versiones mucho más económicas, por ejemplo, el de Maybelline.

En mi caso, sólo lo utilizo en cuatro puntos fuertes: el arco de la ceja, por arriba y por abajo, el arco de cupido o la zona del corazón de los labios, una linea super fina en la nariz y (mi sitio favorito) el hueso del pómulo.

Aunque como hemos dicho antes, según el rostro de cada uno le sentará mejor en unos sitios u otros.

Por el contrario, para el TONO OSCURO no soy nada sibarita, de hecho, suelo utilizar un tono marroncito poco más oscuro del tono de mi piel de cualquier paleta de colorete que tenga a mano. Por ello, suelo ponerlo al final del todo, después de la base de maquillaje y antes del colorete.

En mi caso, tengo la frente muy alta, por lo que un toque alrededor del nacimiento del pelo crea efecto óptico de empequeñecer la frente y sienta genial.

Sin embargo, como mi cara ya es bastante fina, en la zona de la mandíbula lo suelo aplicar con cuidado, poca cantidad y muuuuy bien difuminado para que no me cree efecto de cara demasiado delgada. Para ello, aplico el maquillaje saliendo desde la patilla y difuminando hacia la boca, haciendo una especie de arquito pequeño. Para personas con la cara muy redonda, este efecto les sienta fenomenal.

Algunas veces, también aplico dos pequeñas lineas muy difuminadas que envuelven a la linea de iluminador que apliqué previamente en la nariz, para darle consistencia a ese corrector para afilar y enderezar la nariz.

¿Qué herramientas utilizo?

A veces, directamente con los dedos incluso. Pero nunca nunca, directamente con la brochita que trae el producto, ya que esta brocha suele estar demasiado llena de maquillaje y será imposible la tarea de difuminar.

Para ambos casos, sea para producto líquido o en polvo, me gustan los pinceles que acaban en puntita y que se van engordando hacia la base, ya que esta forma facilita el difuminado, sobre todo para el maquillaje oscuro que es el que peor queda si no se integra bien.

 

iluminador como parte esencial del contouring

 

¡Que no se te vaya la olla!

Practica, practica y practica. No vayas a hacerte un mega contouring y salir de casa a parches porque el remedio será peor que la enfermedad.

Tampoco te emociones mucho, esta técnica queda genial a las Kardashian y para salir muy Top en tus fotos de instagram pero en la vida real, si no lo trabajamos bien, puede quedar demasiado cargado y puedes llegar a parecer otra persona.

Este tipo de ténicas a veces quedan tan bien, que nos venimos arriba y así pasa lo que pasa, que existe body contouring y contouring para uñas… pero bueno!! Todo en exceso es demasiado y si lo hacemos bien, podemos conseguir milagros como el que he conseguido yo en mi cara en este post!!

Escucha el programa completo donde hablo con Xiito González de Mis Potingadas sobre este tema y ampliamos información haciendo clic en el siguiente enlace: https://www.ivoox.com/sabes-lo-es-contouring-reyes-romero-audios-mp3_rf_25476715_1.html